Todo sobre "valles"

Ordesa y Monte Perdido: Parque Nacional del Pirineo Aragonés

Situado en la provincia de Huesca, concretamente en el Pirineo Aragonés, se localiza el majestuoso Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cuya sinuosa y monumental geografía nos permite realizar numerosas actividades al aire libre. Es por este motivo por lo que configura un lugar ideal para disfrutar un poco del bienestar que transmite la naturaleza durante nuestras vacaciones. Este fue creado en el año 18, ocupando solo es territorio perteneciente al Valle de Ordesa, y no fue hasta el año 82 cuando el sobrenombre de parque nacional, acaparó también los 3 valles que componen al Macizo de Monte Perdido, los cuales son el del Valle-Cañón de Añisclo, el Valle de Pineta y las Gargantas de Escuain. Numerosos senderos se reparten por estas tierras ofreciéndonos una gran cantidad de rutas por realizar y muchas formas de recorrerlas, como a pié, en bicicleta, a caballo, haciendo trekking… todas ellas nos muestran formas diferentes de admirar esta maravilla de la geografía. El terreno que conforma al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que consta de unas 15608 ha. otorga el nombre de Las Tres Serols al punto más elevado del mismo, de unos 3.348 m. Este lugar contiene una gran diversidad biológica por lo que su visita adquiere un rico valor didáctico, siendo recomendable para los primeros contactos de los más pequeños a la naturaleza. Además, pasar unas vacaciones en compañía de la familia o de los amigos en un entorno natural tan hermoso y alojarse en una de las...

El Valle del Jerte. Gredos rural

Localizado en la Sierra de Gredos, entre grandes extensiones de bosques de un inmenso valor natural y el río del que recibe su nombre, se encuentra el famoso Valle del Jerte, una de las mayores joyas de la comunidad de Extremadura. Este es un lugar mágico lleno de posibilidades, tales como la práctica de deportes de aventura o la realización de rutas didácticas ecologístas y turísticas.. Las cumbres más altas de este lugar las representan las del Covacha con una altura de unos 2399 metros, la del Torreón con 2401 metros y la del Calvitero con unos 2405 metros. Estas son todo un reto para los aventureros que se animen a intentar alcanzarlas teniendo también la oportunidad de aprovechar muchas de sus paredes para practicar el deporte de la escalada. Su particular posición geográfica hace de este un lugar con clima propio donde el invierno lo constituyen temperaturas no muy bajas y los veranos son levemente calidos. Las abundantes lluvias en este lugar a lo largo del año hace posible el fructuoso crecimiento de una rica vegetación muy variada y colorida. Este es uno de los mejores lugares para asistir a la apretura de la flor de cerezo ya que aquí se reúnen unos dos millones de cerezos que cada año inundan de color las grandes superficies plantadas con estos árboles frutales, lo que transmite una gran sensación de bienestar para las personas mas naturalistas que visiten estas tierras El Jerte es un paradisíaco destino para gente que busca...

Casas rurales para un fin de semana: Ventajas y comodidades

El turismo rural nos ofrece una infinidad de posibilidades para viajes fin de semana, tanto en pueblos y aldeas rurales como en alta montaña, valles, lagunas y embalses, parajes naturales sin transformación ni contacto con el mundo, zonas rurales costeras; o un poco de todo si lo deseas. Y en estos lugares encontramos un amplio abanico de cosas que hacer, entre las que caben destacar el turismo activo y de aventura, con una oferta de experiencias insólitas e inolvidables que llenarán de diversión y encanto tu viaje. O también las diferentes rutas que suelen ofrecer los enclaves de turismo rural, como itinerarios culturales, rutas gastronómicas y de enoturismo, visitas guiadas a los atractivos más interesantes del lugar y otras alternativas que cada destino ofrece a sus visitantes. Y para alojarnos, las casas rurales que encontramos en los pueblos, aldeas y en plena naturaleza son sin duda una de las mejores alternativas para pasar un fin de semana íntimo y a tu aire, ya que a diferencia de otros alojamientos, las casas rurales no tienen por lo general horarios, recepciones ni gente durmiendo a tu alrededor; por lo que puedes disfrutar además de todas las alternativas del turismo rural, de tu propia casa en el campo. Preparar una barbacoa o un banquete para saborear la tranquilidad y el encanto del mundo rural, entrar y salir con total libertad, invitar a unos amigos a pasar el día, y otras muchas posibilidades que dispones alojándote el fin de semana en una casa...